DE VIANDAS ,SANCOCHOS Y AMASIJOS




Libro realizado por Dikanka, María Una publicacion digital disponible para consulta publicada BANCO DE LA REPUBLICA.

Les dejo el prologo del libro como invitacion a leer el libro:

|«De viandas, sancochos y amasijos» es una invitación a recordar – entre ollas y peroles – la comida de antiguo para contribuir al rescate de recetas y preparaciones de distintos alimentos que se elaboraban en un país rural sin grandes ciudades o núcleos urbanos y, en donde no se sentía, como en los tiempo recientes, la fuerte influencia de los medios de comunicación y de la propaganda para la promoción del consumo de alimentos procesados e industriales.

La importancia de estas preparaciones es múltiple: muchas de ellas – entre estas los tallos, hojas y verduras y granos tanto frescos como secos – poseen un adecuado contenido nutricional y además de contribuir con una apropiada ingesta calórica y protéica, representan tradiciones familiares que bien merecen ser tenidas en cuenta para la reproducción del quehacer cultural de la sociedad. En esencia, contribuyen a la representación de la identidad y de la nacionalidad.

Es bien cierto que antes de que las mujeres, comenzaran a participar ampliamente en la población económicamente activa y en la fuerza de trabajo era por lo tanto posible disponer de mucho más tiempo en el hogar y en la cocina o en las labores asociadas a ésta; también es cierto y certero que madres, abuelas y bisabuelas contaban además del tiempo, con ayuda y apoyo para preparar estos alimentos que por lo general requieren de esfuerzo y energía mancomunados.

En el campo o en las fincas era común que «la mancha de pelaos» o los «sintanticas» participaran – o participáramos – desde pequeños y pequeñas en las labores de la cocinanza, en la recogida de leña y carbón, hora ayudando a la cosecha, en pelar el maíz, o en ocasiones, desgranando las habas y las arvejas. También era común que desde pequeños los niños intervinieran en actividades como el ordeño; mientras que, en los campamentos y trapiches se aprestaban – en inmensas ollas y artesas – sancochos y mutes, entre otras preparaciones; se servía aguadepanela con papas cocidas con pellejo, la mazamorra chiquita, el peto y muchos otros alimentos.


Consultar el libro en el siguiente enlace:http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/modosycostumbres/deviandas/indice.htm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciseis + diecinueve =