ARRACACHA CONTRA LA VIEJA

En el tiempo de la guerra, el hambre tomó diversas formas; una de ellas fue la de una
vieja grande y fea que recorría los caminos y evitaba entrar a las casas donde había
apio porque el apio la desterraba: “Mi mamá señora Higinia Albarracín y su hermano Modesto eran huérfanos, vivían los dos en la casa paterna. A mi tío Modesto y a muchos otros hombres  los cogieron para la guerra a la salida de la iglesia, un domingo día de misa. Mi tío se llevó a mi mamá señora a la guerra para no dejarla sola y desamparada y  estuvieron con las tropas en diferentes lugares.

Contaba que el hambre era terrible y alzaban lo que encontraban en el camino: las auyamas, zapallas, ñame, yuca, plátano y animales. No llevaban para dormir esteras sino cueros y al final terminaron comiéndoselos hervidos en agua  con sal que sacaban de Salinita. En el campo la gente escondía la comida y los enseres en el monte, entre las peñas y no cocinaban  en el día porque  el humo los denunciaba.

Mi mamá señora siempre decía que el apio destierra el hambre, y nos contaba que en el tiempo de la guerra veían andar por los caminos y rondar por los ranchos a una mujer grande, vieja y fea vestida de negro que no entraba a las casas donde había apio porque el apio la desterraba”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 2 =