DE CALABAZAS A VICTORIAS


Foto:HumbRios [CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Un merecido homenaje recibieron las calabazas o zapallas cuando los combatientes cambiaron su nombre por el de victorias: “Contaba mi papá Punito que en una de las muchas batallas de la guerra de los Mil Días los liberales iban persiguiendo a los conservadores por una pendiente. Los conservadores alcanzaron a llegar a una meseta y vieron que había muchas calabazas, las cogieron, hicieron una barrera con palos en el límite de la meseta y detrás de la barrera pusieron las calabazas junto con piedras; cuando vieron que los liberales se iban  acercando a la meseta por la subida de la loma, empujaron la barrera y cayeron  piedras y  calabazas que  hirieron a muchos liberales y los hicieron rodar loma abajo. Esa batalla la ganaron los conservadores a punta de calabazas, y de ahí en adelante  a las calabazas las empezaron a llamar victorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + siete =